image
Resumen de Tesis de Maestría Apuntes sobre una historia del delito y el castigo en Uruguay

Daniel Fessler

Una “historiografía de corsarios”

En Uruguay, el delito y el castigo, han resultado en términos generales un objeto de atención poco frecuente entre los historiadores. Su estudio ha sido reservado habitualmente al “mundo jurídico”. Ello llevó a que comúnmente sus transformaciones fuesen explicadas por el derecho mismo privándolo de sus componentes sociales, políticos, geográficos e históricos considerando “la estructura jurídica como propia e inmanente cualidad del sistema y desligada de la sociedad concreta”. Este proceso constatable en Uruguay es observable también en distintos momentos del desarrollo de la historia del delito y la pena a nivel general. Pese a esta tendencia existen antecedentes significativos de trabajos que fueron construyendo una tradición en la dirección de pensar históricamente el tema.

El libro “Pena y estructura social” de Georg Rusche y Otto Kirchheimer puede ser visto como una inflexión con la idea de que la penalidad era esencialmente un mecanismo para la represión del delito de manera independiente de las formas sociales. La pena, señalaban estos investigadores alemanes en la década de los Treinta, no debía ser entendida como una consecuencia del delito y su acción tenía que ser relacionada con una forma de castigo que la sociedad consideraba que puede alejar a un sujeto del crimen. Los estudios de Evgeni Pasukanis y P.I. Stucka tomando los aportes del marxismo ya habían producido nuevas reflexiones sobre los mecanismos de control especialmente sobre los sectores subalternos. Igualmente será en la década de los setenta que se registró un importante desarrollo en esta vertiente a partir del cuestionamiento de la autonomía del derecho que sustentaban las escuelas jurídicas más clásicas. La aparición del libro “Cárcel y fábrica” de Darío Melossi y Massimo Pavarini puede ser considerado una contribución fundamental al debate sobre el castigo en este caso concentrado en las instituciones de encierro y el empleo de la privación de libertad como pena. Su trabajo permite pensar a la cárcel moderna como una herramienta disciplinadora dirigida a las “clases explotadas”. Pese a las críticas que el propio Pavarini hará varias décadas después sigue tratándose de una obra esencial para quienes se interesan por el castigo. Casi simultáneamente se publicó “Vigilar y castigar” de Michel Foucault. Su aparición generó un importante impulso a los estudios de las instituciones de control y de las “tecnologías” del castigo. Sin lugar a discusión su obra ha tenido una influencia decisiva en la construcción de una historia del delito y del castigo que supere los aspectos meramente jurídicos.

leer resumen completo