image
América Latina en la última década: balances y perspectivas respecto del Estado, la conflictividad social y los movimientos sociales.

Guido Galafassi y Claudia Composto (coordinadores)

Durante la década del `90, el neoliberalismo se consolidó en toda América Latina mediante una serie de profundas transformaciones estructurales: privatización de los  activos estatales, reforma de la administración pública, desregulación, financiarización y reprimarización de las economías nacionales en base a actividades exportadoras con ventajas comparativas, rearticulación de los bloques dominantes por el creciente peso del capital transnacional y la transnacionalización de las fracciones del capital local.

No obstante, todo el período estuvo signado por el auge de masivas protestas y novedosos movimientos sociales que, a nivel regional e internacional, se levantaron contra las nefastas consecuencias que dejaban a su paso las reformas de primera y segunda generación (crecimiento exponencial del desempleo, la pobreza, la marginalizad y el despojo de los bienes comunes). Este importante ciclo de luchas sociales que, desde mediados de aquella década, tuvo lugar en varios países de América Latina (el zapatismo en México, el MST en Brasil, el Movimiento de Trabajadores desocupados en Argentina, la guerra del agua y del gas en Bolivia, etc.), desgastó rápidamente la legitimidad del modelo neoliberal y revirtió la correlación de fuerzas sociales, aunque con características e intensidades diferentes según los contextos nacionales.

ver presentación completa